Nos informamos

Minería en el Perú

Índice de Competitividad Minera

Es un instrumento que permite evaluar la competitividad del sector minero en Perú respecto a 6 países: Chile, Colombia, México, Australia, Canadá y Sudáfrica. A diferencia de otros indicadores de competitividad que se basan en percepciones, este lo hace, principalmente, en información estadística y regulatoria proveniente de fuentes oficiales, lo que permite hacer un monitoreo del desempeño a través de distintas variables. Estas fueron agrupadas en 5 pilares:

Se considera la reservas minerales, los niveles actuales de explotación, la opinión de los agentes sobre la facilidad para acceder a dicho potencial, años hasta agotamiento y los recursos dirigidos a cada país para exploración minera. Se seleccionaron los once principales minerales para el comercio mundial: oro, carbón, cobre, hierro, aluminio, platino, zinc, plata, níquel, plomo y cobalto. Para la opinión de los agentes, se consideró el «Annual Survey of Mining Companies, 2018» elaborado por Fraser Intitute; mientras que, para los recursos dirigidos a la exploración se utilizó la información recopilada por S&P Market Intelligence.

Se desarrolló una consolidación numérica de los principales tributos y cargas especiales directas que se aplican más frecuentemente al sector minero en los 6 países: impuesto a la renta, impuesto a las sobreganancias, participaciones de los trabajadores en las utilidades, regalías, derechos de vigencia y derechos de tramitación; asimismo, se incluyeron algunos beneficios tributarios tales como la depreciación acelerada y la devolución anticipada de IVA; esto, con el objetivo de determinar los distintos esquemas tributarios empleados. Finalmente, se estimó la rentabilidad promedio que obtendría el accionista en cada país luego de aplicar el esquema tributario correspondiente; tomando el proyecto Quellaveco como caso de análisis para los 6 países.

Se analizaron 4 grupos de variables. En primer lugar se cuantificó el stock actual de infraestructura de transporte esencial para la minería: vías carretas, vías férreas y puertos. En segundo lugar, se recopiló información sobre las características geográficas de cada país: área en Km2, altitud promedio sobre el nivel del mar y distancia media respecto a la línea costera, entre otros. En tercer lugar, se recopiló información sobre el costo de la energía en términos del precio del diésel y la tarifa eléctrica media de usuarios en gran tamaño. Finalmente, se compilaron indicadores ligados a la calidad y costo de la infraestructura de transporte.

Debido al amplio número de regulaciones en las diferentes etapas de la vida útil de un proyecto minero, se puso énfasis en aquellas que afectan la etapa previa al inicio de la operación comercial. Las variables medidas fueron: el número de instituciones que deben opinar para la aprobación de un permiso y el plazo legal. Asimismo, para reducir las diferencias que existe entre los plazos que se indican en las regulaciones y lo que ocurre en la realidad, se incorporaron indicadores cualitativos como la calidad del marco institucional vigente del «Reporte de Competitividad Global 2018». Finalmente, se hizo una análisis de las tablas de infracciones y multas de la autoridades medioambientales y se utilizó el valor máximo de una potencial multa para cuantificar el riesgo de sanción.

Se decidió evaluar el entorno social que enfrenta el sector minero en cada país. Para ello se realizó una aproximación a través de factores socioeconómicos tales como: PBI per cápita, el porcentaje de población rural y el Indicador de Desarrollo Humano (IDH). Además, se analizó la seguridad jurídica de cada país a partir de indicadores relevantes realizados por organizaciones internacionales como el «Global Justice Proyect». Finalmente, se analizó la muestra de países que se han adherido al Convenio N° 169 de la OIT, a partir del cual se formuló la Ley de Consulta Previa.

Resultados obtenidos

La metodología seguida fue propuesta por la OCDE y consiste, básicamente, en asignar un puntaje en el rango del 1 al 10 a las variables antes e indicadores antes mencionados. El periodo de análisis ha sido los años 2017 y 2018 en el caso de las variables de actualización periódica; en caso no hubiera información para dichos años, se utilizó la última disponible. Finalmente, se ponderó cada indicador y pilar de acuerdo a su jerarquía y relevancia para la toma de decisiones. Dicha ponderación responde al análisis e interpretación del equipo encargado de elaborar el estudio.

Si bien Perú destaca en los niveles de producción y reservas, Canadá y Australia son los países receptores de mayor presupuesto en exploración; casi duplicando a los 2 países que le siguen, Chile y Perú. Los resultados obtenidos en este pilar sugieren que la industria reconoce el potencial geológico del país, pero no ha convertido dicho interés en presupuesto de exploración.

Se asigna puntajes de 1 a 10 a cada país, siendo 10 el país con mayor rentabilidad promedio al accionista y 1 el país con menor rentabilidad. Las rentabilidades obtenidas no se encuentran muy dispersas lo que sugiere que el efecto de los esquemas tributarios no serían un factor decisivo que limite la inversión en alguno de estos países. Finalmente, Perú tiene un desempeño similar a Sudáfrica y superior a Colombia y México; ubicándose cerca de la media de las jurisdicciones seleccionadas.

El acceso a infraestructura es clave para el desarrollo de proyectos mineros, especialmente para aquellos que se ubican en zonas remotas o con geografías complejas. En ese sentido, se observan 2 grupos diferenciados: el de Canadá, Sudáfrica, Australia y Chile con un puntaje estandarizado superior a 6.5 y un grupo integrado por Colombia, México y Perú que tienen un puntaje estandarizado inferior a 3.5. Perú se encuentra en el último lugar por la dificultades geográficas en su terreno que se traduce en mayores costos logísticos y menor conectividad.

Perú es el país que obtuvo el menor puntaje debido a la existencia de un un número mayor de permisos y, en promedio, más organizaciones involucradas en la aprobación de cada permiso. En Perú, el plazo legal para obtener una concesión minera puede alcanzar hasta 144 días hábiles y se necesita del pronunciamiento de 3 instituciones, mientras que en British Columbia (Canadá), el trámite es instantáneo ante 1 entidad del gobierno.

Perú se ubica en el sexto puesto en lo que respecta a las condiciones socioeconómicas de la población. Esto, sumado a un entorno donde los mecanismo institucionales de resolución de conflictos se encuentra debilitados o inexistentes, incrementa la posibilidad de que existan conflictos sociales. Según el indicador de Estado de Derecho realizado por «World Justice Proyect», Perú se encuentra entre los países con más deficiencias en este criterio. En suma, el resultado coloca a Perú en el quinto puesto de siete, solo superando a Colombia y México cuyos resultados se ven afectados por problemas internos de violencia.

Se observa que Australia es el país más competitivo gracias a su enorme potencial geológico, excelentes instituciones y buena infraestructura. En el caso de Perú está ubicado solo delante de Colombia. Su principales potencialidades radican en su importante potencial geológico, más diversificado que Chile. Sin embargo, cuenta con una geografía compleja que dificulta el acceso a infraestructura de calidad y encarece los costos logísticos. Por otro lado, no destaca en política tributaria y cuenta con un desempeño institucional débil.